MADERA PARA FACHADAS, ALTA SENSIBILIDAD AL CLIMA

arboles-en-bosque

Tanto arquitectos como paisajistas coinciden en que la madera técnica es el material más ventajoso para decorar espacios al aire libre, sin necesidad de un mantenimiento periódico.

Cualquier tipo de madera expuesta a la intemperie, estará sometida a variaciones de temperatura y humedad en mayor grado que la instalada en interiores, por lo que será susceptible de sufrir mayores alteraciones en las piezas. Aunque es necesario considerar los coeficientes de contracción de la madera, en estos casos, lo imprescindible es conocer cómo se comporta el material ante los diferentes cambios climatológicos existentes.

Variaciones de temperatura y humedad.

El coeficiente de contracción lineal (tangencial o radial) mide el porcentaje de variación de las dimensiones en la dirección considerada conforme varía la humedad en el ambiente.

El corte radial de la tabla (dirigido en el sentido de la lámina) presentará deformaciones menores que el corte tangencial (tangente a la dirección del listón) por ser menores los coeficientes de contracción en ese sentido. Conociendo previamente estas condiciones se reducirán en gran medida los movimientos de las piezas de revestimiento.

Humedad atmosférica.

La higroscopicidad de la madera hace que ésta intercambie humedad con el ambiente en función de las condiciones de humedad relativa y temperatura del lugar donde se va a realizar la instalación, por lo tanto será muy importante controlar el clima, humedad y temperatura existente cuando se vaya a realizar la instalación en la fachada.

Por otro lado, la madera con contenidos de humedad superiores a 14-18% será más fácilmente atacable por hongos y xilófagos, al mismo tiempo que se hará muy difícil la penetración de productos protectores y de acabado.

Acción del sol y el viento.

También ha de tenerse en cuenta la acción del sol sobre la fachada de madera, por ser éste uno de los agentes que más degradan superficialmente el revestimiento, especialmente en fachadas orientadas hacia el Sur, Suroeste y Oeste.La acción horizontal del viento sobre el cerramiento producirá flexiones sobre las piezas longitudinales que deberán considerarse a la hora de fijar la distancia entre rastreles y el espesor del revestimiento.

Tipo de madera utilizada.

Limitar los tamaños de las piezas de revestimiento y adecuar las juntas entre elementos de la fachada además del tipo de corte que presenta la lámina o listón empleado como revestimiento influye en el grado de dilatación de la pieza, sobre todo si hablamos de especies de madera muy variables.

Aún así, teniendo en cuenta la climatología extrema, es imprescindible partir de una madera con la máxima durabilidad posible, que cumpla con todos los requisitos necesarios para su instalación en exterior, que ofrezca una amplia variedad de posibilidades y excelentes propiedades incluso en condiciones extremas: nieve, hielo y radiación solar intensa.Tanto arquitectos como paisajistas coinciden en que la madera para fachadas fabricada con material composite es el método más ventajoso para decorar espacios al aire libre, sin necesidad de un mantenimiento periódico. No obstante, consideran que se requiere de un detalle constructivo adecuado que facilite la evacuación del agua de la lluvia y la ventilación de la pieza para garantizar una larga vida útil del revestimiento.

2 pensamientos en “MADERA PARA FACHADAS, ALTA SENSIBILIDAD AL CLIMA

  1. Busco una madera de fachadas para un chalet de la sierra, estaba pensando en madera pero prefiero algun tipo de material sintetico que tenga un mejor comportamiento en exterior ¿me podrian recomendar algun tipo de material o fabricante que disponga de este tipo de revestimiento para fachadas?

Deja un comentario